¿Por qué Apple no lanza un iPhone barato?

By Álex Barredo,

Publicación diaria sobre tecnología y negocios creada por Álex Barredo, redactor de tecnología en La Vanguardia.

Suscríbete al podcast en iTunes, Spreaker, PocketCasts, ivoox, Overcast o utiliza el Feed RSS. Los últimos episodios están disponibles aquí para su reproducción.

Featured Video Play Icon

La hipótesis es sencilla: el dominio de Apple en el mercado de smartphones de USA es tan grande que imposibilita el lanzamiento de un “iPhone de 300$”. Supondría dominar el mercado y tener que responder ante los reguladores por sus plataformas y posiciones

Texto

El miércoles pasado dediqué el podcast a marcar cómo Facebook y Google utilizan su posición dominante y cómo están siendo malas noticias una tras otra para los consumidores. Un par de horas después salían un artículo muy interesante de Ben Thompson que dedica el grueso de la disertación a esquemas de monopolio clásicos.

A mis ojos, el problema reside en que los marcos legales que definen los monopolios están quedándose anticuados. Encuentro mucho más relevante este artículo de 2015 del mismo Thompson sobre los efectos de retroalimentación de la agregación: negocios con coste cero de distribución que utilizan una ventaja inicial y coste nulo de distribución para conseguir una posición dominante. Algo que no se puede decir de los monopolios clásicos de eléctricas, telecomunicaciones o distribuidoras. —Google Search, YouTube, Google Play Store, Facebook, Amazon, etc. encajan dentro de esta definición.

El otro día hablábamos de cómo Apple tenía una cuota de mercado del 76% entre los jóvenes estadounidenses. En Estados Unidos la posición del iPhone es de un dominio leve en unidades vendidas pero dominio amplio en cuota del mercado gracias a una mayor longevidad de los dispositivos y al dominio del mercado de segunda mano.

Es decir, a pesar de que los iPhone son, depende del trimestre, entre el 30-50% de las ventas totales, forman casi 1 de cada 2 terminales en uso hoy en Estados Unidos gracias a que duran más y que muchos los compran de segunda mano, que no salen en las estadísticas de ventas.

86 millones de estadounidenses tienen un iPhone. Esto es casi la mitad del mercado nacional, y básicamente que el 32% de todos los ciudadanos de Estados Unidos mayores de 14 años tenga uno. El iPhone es el estándar en el país. Algo similar pasa en Japón o Australia, y en menor medida en países como Reino Unido. Incluso en China.

Hasta hace unos trimestres Apple era la marca con más smartphones en todo China, más de 160-180 millones de unidades. Por los mismos motivos, no es la que más vende —salvo algunos trimestres contados— pero parece ofrecer terminales que aguantan más tiempo en el mercado, o bien en su comprador o bien dando el salto a segunda mano.

¿A qué viene todo esto? Bueno, a una hipótesis en general sobre el iPhone barato. Una especie de animal mitológico que va a llegar “el año que viene” como Linux en el escritorio, o el Windows multo-plataforma.

Durante los últimos cinco años hemos tenido el iPhone 5c, que fue un exito moderado en Estados Unidos pero pasó desapercibido a nivel internacional, y el iPhone SE, que ha encajado mucho mejor con los consumidores globales. — Ninguno de ellos era barato bajo ningún concepto actual del mercado. Situados todos en gamas de precio altas, pero sin llegar a Premium su principal rival eran iPhones de hace un año.

En este sentido pues, eran innecesarios en su mayor parte —sobre todo el 5c—, ya que Apple tenía a la venta dispositivos similares. El iPhone SE sí cubría un valor especial que era el de mantener un dispositivo potente pero de tamaño reducido, algo que casi dos años después de su lanzamiento, sigue sin ser cubierto por la competencia.

Es decir, no hay Samsungs, ni LGs ni Xiaomis, ni Oppos, ni Motorolas de con grandes especificaciones en un diseño más pequeño. Tampoco parece claro que el mercado fuese a premiarlo, ya que están todos moviéndose hacia arriba de forma imparable. Aún así, me ha resultado extraño que no experimentasen.

Volviendo a centrarme: ¿por qué Apple no hace un iPhone de 300 euros? Un smartphone de calidad similar en especificaciones a uno de hace 2 años, o que salga a la venta durante los trimestres fríos del año para Apple —más o menos por estas épocas de abril a junio.

Dos motivos. El primero es que canibalizaría muchas compras del último modelo “normal” de iPhone más básico que ofrece Apple, a día de hoy este sería el iPhone 7 no-Plus, con su consiguiente reducción de beneficios por aparato vendido.

Es cierto que con un precio de venta menor, podría expandir de forma clave el total de ventas, sobre todo en Europa y Asia, donde parece haber una predilección por Apple que no logra ser saciada.

El problema está con está ahí, y ese sería el segundo apartado de la hipótesis: Apple pasaría a vender mucho, especialmente en algunos mercados que ya domina.

Recordemos que Apple ya ingresa la práctica totalidad de los beneficios de la industria móvil mundial. Es cierto que podría estirarla y crecer su porción al a vez que crece la tarta entera, que es una crítica común a la compañía por parte de Wall Street.

Mi hipótesis es que Apple lo consideraría un error. No solo porque rebajaría la imagen de calidad y elitismo de la compañía —una nota: acaba de eliminar su iPad más barato de 250 euros, y ahora el más barato está a la venta por 400€. Una nota sobre esa nota: el iPad Mini ya no es el iPad más barato. Apple está poniendo las cosas patas arriba en su distribución de precios desde hace un tiempo.

El grueso de mi idea reside pues, en que una mayor cuota de ventas en base a lanzar un smartphone más barato llevaría a una mayor cuota de mercado —hasta aquí nada nuevo— pero que esta cuota de mercado superior conllevaría problemas para Apple que hoy no tiene, en forma de presión regulatoria sobre sus posiciones y plataformas.

Si Apple pasara a dominar 3 de cada 4 smartphones en Estados Unidos, el departamento de justicia y el de comercio empezarían a ver con malos ojos las políticas de la App Store, de iCloud, y muchos elementos de iOS:

¿Qué tipo de condiciones haces firmar a las operadoras que dependen de tu producto como máximo generador de beneficios? Ninguna operadora puede pretender atraer a los consumidores más “jugosos” sin el iPhone.

Más preguntas: ¿Cómo es que solo tienes un navegador por defecto? ¿Cómo es que no puedes cambiar la aplicación de email que viene instalada por otra como principal? ¿Por qué solo dejas instalar aplicaciones a través de un sistema así? Todo estaría cuestionado: desde Apple Maps hasta iBooks, desde la compatibilidad de iMessage al hecho de que Apple ofrezca una suite ofimática gratuita con cada iPad y iPhone que vende.

Preguntas muy incómodas que la compañía no estaría dispuesta a responder, y muchos menos a cambiar su postura por lo que parece. Así que la compañía se defiende de esta expansión de cuota de mercado huyendo hacia arriba en precio.

De ahí que encaje en el mercado un posible “tercer iPhone” mucho más caro, de ahí que Apple promocione el iPhone Plus por encima del mucho más barato normal. De ahí que salga a cuenta comprar los modelos con más almacenamiento por la estructura de precios actual de la compañía. De ahí que comprar el modelo del año pasado solo tenga una rebaja de 100 dólares, para llevar a la gente al modelo nuevo.

Por 100 dólares más el modelo nuevo, pero por 100 más lo haces grande, y por otros 100 dólares más lo haces gigante y con una cámara que es la leche. Cuando te quieres dar cuenta, una venta de un iPhone 6s de 32GB se convierte “con toda la lógica del mundo” en una del iPhone 7 Plus de 128 GB. ¡Es que tiene sentido! Esos 300 euros o dólares extra que Apple ingresa no le cuestan ni remotamente esa cantidad. Todo para dos terminales casi idénticos en muchos aspectos.

El vendedor tarda lo mismo en venderte un móvil de 900 euros que uno de 600 euros, ocupan lo mismo en el avión, se tardan lo mismo en fabricar, los anuncios en la tele cuestan lo mismo, etc. Hay diferencias en el coste de fabricación y sus componentes, pero a la escala de Apple son casi nulos.

Apple podría sacar un modelo especial para India o para China, o para Europa incluso, sin ponerlo a la venta en Estados Unidos, pero no es un concepto realista y no encaja con la estrategia de la empresa.

En fin, mi conclusión es que Apple es la reina del upselling, un término que define el acto de aplicar costes marginales a mejoras sobre el producto básico. Y parece que este otoño vamos a ver su último truco con un modelo de introducción al mismo precio de siempre, 650 dólares en Estados Unidos, pero con un modelo que “tiene sentido comprar” posiblemente superando los 900 o los 1000 dólares.

¿Te ha gustado? Suscríbete y recíbelos un resumen de las mejores noticias tecnológicas del día todas las mañanas.

Feedback

  Comments: 1

Your feedback