YouTube va bien, los youtubers no tanto

By Álex Barredo,

Publicación diaria sobre tecnología y negocios creada por Álex Barredo, redactor de tecnología en La Vanguardia.

Suscríbete al podcast en iTunes, Spreaker, PocketCasts, ivoox, Overcast o utiliza el Feed RSS. Los últimos episodios están disponibles aquí para su reproducción.

Featured Video Play Icon

Los cambios recientes de YouTube indican un giro de los objetivos de la plataforma. Los ingresos seguirán viniendo, pero dejará de ser un sitio al que apostarlo todo por parte del 99% de youtubers.

Notas

Hoy quería hablar de Snapchat pero me voy a esperar a que presenten resultados financieros en una hora. Va a ser muy interesante ver los primeros pasos de la compañía bajo el ojo público. Hay mucho que indagar en esos números y en las respuestas a los accionistas. Pero eso será mañana.


Hablemos de actualidad, y hablemos de YouTube… publicaron un artículo más que interesante ayer en el New York Times que menciona cómo el éxodo de anunciantes grandes está haciendo caer los ingresos de los canales tradicionales.

El artículo cita tres ejemplos donde las ganancias han sido decimadas, reducidas a la mitad o menos incluso en en cuestión de 2-3 meses.

No es un declive progresivo como por ejemplo el del precio del click o del precio que pagan los anunciantes por cada mil impresiones de publicidad que ha mermado a los grandes medios de comunicación y a cualquier persona que dependiera de la publicidad programática estos últimos años.

Básicamente a los youtubers les está pasando hoy lo que le ha pasado a los periódicos hace 10. Que se dan cuenta que no pueden vivir de los ingresos de publicidad. Se dan cuenta de que por mucho que crezcan en audiencia los ingresos se quedan planos, de que cada visualización, cada suscriptor, cada “me gusta” vale menos.


Estos últimos meses en mixx.io he ido comentando las diferentes noticias al respecto en YouTube.

Hay un momento muy importante, que marca este cambio. Una especie de hito histórico que algunos tardarán un tiempo en ver como tal, que es cuando el youtuber con más suscriptores del mundo, el sueco Pewdiepie, pierde el acceso a una plataforma que se llama “Google Preferred” que es donde están el 5% de los mayores y mejores creadores de YouTube.

Sin el acceso a estos anunciantes, que están dispuestos a pagar mucho más por sus anuncios, los ingresos de Pewdiepie habrán caído bastante. Pero vamos, no es parar llorar, si el año pasado se estima que generó 9 o 10 millones de dólares, pues a lo mejor este 2017 genere la mitad. Me invento un poco la cifra porque no hay forma de saberla realmente.

Y lo mismo le ha pasado a tantos y tantos youtubers de mis favoritos y de otros que además son muy populares. Lo habéis podido ver, cada vez Patreon es más importante, lo mencionan más como método estable y seguro de conseguir ingresos.

Cada vez buscan más anunciantes fuera de YouTube que ponen dentro del vídeo. Este vídeo estrá patrocinado por tal y tal, podéis ir a tal y tal punto com y usar el código tal y tal para obtener tanto porcentaje de descuento. Es simplemente un modelo mucho más seguro, aunque menos escalable de mantener ingresos.


Y es que YouTube está renovando el producto de arriba a abajo. En serio, hace tiempo que el concepto original de YouTube quedó atrás centrándose en otro tipo de contenido.

El YouTube original se parece mucho al concepto de Snapchat de hoy, solo que con cámaras con tarjetas SD de 256 MB en vez de inmediatez de las redes 4G de hoy.

Hoy YouTube tiene un objetivo y solo un objetivo: conseguir todos los ingresos publicitarios que hoy van a la televisión. Es tan claro como inevitable, tan certero como ambicioso.

Creo que esto no es una novedad o no debería serlo para nadie, es lo que es. Todos los cambios de los algoritmos de suscripción y de las formas de presentación están destinados hacia ese momento.

Primero empezaron a penalizar las recomendaciones de canales con vídeos más cortos, y luego empezaron retocar y cambiar las variables de sus algoritmos para convertir una portada que había sido cronológica en una artificial. Una decisión que es, a todas luces, correcta.

Correcta si la miramos desde el prisma de las horas gastadas en la plataforma y del número de anuncios vistos. Y esto no va a cambiar, los que hayan apostado por la plataforma han tomado la decisión correcta durante estos años, no hay ninguna duda. La cuestión es saber si seguirá siendo la correcta a futuro.

YouTube les ha ofrecido un alcance impensable para cualquiera que no tuviera una cadena de televisión hace unos años. Además de barra libre de ancho de banda, que cuesta un dineral. Muchos de los que hoy tienen vídeos con 100.000 reproducciones no podrían pagar las facturas de alojamiento, los de de un millón mucho menos.

Pero ahora YouTube quiere ser una nueva TV, los tres últimos grandes lanzamientos apuntan hacia eso.

  • YouTube Red: 10 dólares al mes, y puedes ver vídeos sin anuncios.
  • YouTube TV: 35 dólares al mes y puedes ver la televisión… con anuncios.
  • el anuncio de la producción de un par de docenas de series de televisión, algunas diarias, otras semanales. Algunas con presupuesto pequeñito (por pequeñito me refiero a decenas de miles de dólares por capítulo) y otras con presupuestos millonarios capaces de rivalizar con HBO, fichaje de famosos, cómicos, actores, actrices, presentadores, etc.

Es decir, YouTube está feliz con los pewdiepies y los rubius y los holasoygerman y demás. YouTube está encantada de la vida, pero llega un momento que la rentabilidad de estos canales toca un techo, y para crecer tiene que cambiar de modelo. Ese momento parece haber llegado.

Ahora quiere tele. Quiere emisiones más tradicionales con un aspecto normal. Quiere control.

Cada minuto extra que los usuarios pasan viendo vídeos en Snapchat Discover, en Twitch, en Instagram, en Facebook o incluso en plataformas más grandes como Netflix, como Hulu, etc. es tiempo que no están en YouTube consumiendo publicidad, así que YouTube tiene que reaccionar.

La compra de Twitch fue un gran movimiento por parte de Amazon al que YouTube no ha sabido reaccionar. Creó esto de YouTube gaming que no ha despegado, es un fracaso a todas luces.

YouTube tenía todas las papeletas para hacerse con el vídeo en directo, con el vídeo corto, etc que hoy aupa a las otras plataformas mencionadas, pero no lo podido o sabido aprovechar, quizá incluso lo haya hecho a sabiendas viendo que el modelo no era tan rentable.

Sinceramente, no veo que YouTube vaya a frenar de momento, todo indica que va a acelerar, pero no me extrañaría que empezase a ser el fin del youtuber como concepto. Del “sueño americano” de que cualquiera puede comprarse una cámara y hacerse millonario gracias a subir sus vídeos a la plataforma.

Creo que nunca lo fue realmente fuera de Estados Unidos o de Reino Unido. Ojo, YouTube sigue y seguirá siendo una gran plataforma de generación de notoriedad, de creación de famosos y de exposición, pero si los ingresos dejan de acompañar seguiremos viendo a youtubers saltar a lugares alternativos: a emitir primero para sus patreons, a emitir en Twitch, etc.

¿Te ha gustado? Suscríbete y recíbelos un resumen de las mejores noticias tecnológicas del día todas las mañanas.

Feedback

  Comments: 1

Your feedback