Los coches que atropellaban a los canguros

Publicación diaria sobre tecnología y negocios creada por Álex Barredo, redactor de tecnología en La Vanguardia.

Suscríbete al podcast en iTunes, Spreaker, PocketCasts, ivoox, Overcast o utiliza el Feed RSS. Los últimos episodios están disponibles aquí para su reproducción.


Featured Video Play Icon

Tesla desvela la fecha de entrega de los primeros Model 3 / Volvo descubre que sus algoritmos no saben qué es un canguro / Los motivos del Galaxy Note 7 Fan Edition /

¿Te ha gustado? Suscríbete y recíbelos un resumen de las mejores noticias tecnológicas del día todas las mañanas.

Feedback

  Comments: 2

  1. Andreu Adrover


    El problema de los canguros no es por su forma sino por sus saltos.

    El coche utiliza sus cámaras frontales para ver qué tiene delante. Cuando un animal cruza la carretera el sistema de análisis de las imágenes detecta un obstáculo que avanza en un sentido y que está a una distancia X. La detección de esta distancia se realiza mediante la ubicación del obstáculo respecto a un ‘horizonte de imagen’: Si el obstáculo está (en la imagen) píxeles por encima del ‘horizonte’ pues está lejos y no supone un peligro inminente. Al contrario si el obstáculo está por debajo de dicho horizonte el sistema considera que está cerca.
    ¿Qué pasa con los canguros? Pues que saltan (y mucho).
    La cámara detecta al canguro en el punto alto de su salto muy por encima del ‘horizonte’ por lo que lo considera muy lejano. El animal aterriza y de repente el sistema detecta que está mucho más cerca de lo previsto (su posición ha bajado mucho contra el ‘horizonte de imagen’) así que lo considera cercano.
    El animal vuelve a saltar y por lo tanto queda por encima del horizonte con lo que el sistema considera que está lejos.
    Esta gran variación en la detección (ahora lejos, ahora cerca, ahora lejos…) es lo que el sistema no sabe interpretar.
    Así pues no es la silueta del canguro sino su forma de avanzar.

Your feedback